12 principios básicos para la animación en 3D (Primera parte)

Quizá para alguno que no están relacionados con la animación, se les haga complicado este tema, pero la realidad es que animar, ya sea en 2D o 3D, es algo sencillo. La diferencia básica entre estas dos técnicas de Animación es que los animadores en 3D animan marionetas virtuales mientras que en 2D animan dibujando. Los procesos de producción son diferentes  ya que el propio método es diferente, pero en su esencia son exactamente lo mismo.

Existen 12 principios básicos que ten ayudaran a comprender y realizar de una mejor forma tus proyectos, aquí te mostraremos los primeros 6.

Estirar y encoger.

Este principio sirve  para lograr un efecto más cómico, o dramático. También ayuda a dar una sensación de velocidad o de inercia, así como la exageración,  deformación y flexibilidad a los cuerpos.

 Anticipación

Anticipar los movimientos para guiar la mirada del espectador y anticipar lo que sucederá. Se puede dividir en tres pasos: anticipación, la acción en sí misma, y la reacción.

Puesta en escena

Mediante la puesta en escena nos aseguramos que el personaje comunique su estado de ánimo y su carácter en las poses principales de la animación. Poniendo en escena las posiciones claves de los personajes definiremos la naturaleza de la acción.

Acción directa y pose a pose

En la acción pose a pose desglosamos los movimientos en series estructuradas de poses clave. Es una animación más controlada que viene determinada por el número de poses, y las poses intermedias. Se pueden mezclar estas dos técnicas.

Acción secundaria

Un ser orgánico es un conjunto de subsistemas que se animan al mismo tiempo. Consiste en pequeños movimientos que complementan a la acción principal y, de hecho son consecuencia de ella. La acción secundaria nunca debe estar más marcada que la acción principal

Dibujos sólidos

Mediante el dibujo sólido se intenta presentar un modelo al espectador que parezca tangible y real. Un buen modelado y un sistema de esqueleto sólido, ayudarán a hacer que el personaje cobre vida. Tener en cuenta el peso, la profundidad y el equilibrio simplificarán, además, posibles complicaciones posteriores en la producción debido a personajes pobremente modelados.