¿Sabes si eres de los que padece nomofobia? El origen de la esclavitud hacia el móvil.

“Reviso constantemente mi celular aunque no suene”. “El Smartphone siempre está al alcance de mi mano aunque sea de noche”.  “Si olvido el celular en casa, me regreso inmediatamente por él”.  “Si no tengo cobertura entro en un estado de crisis”.   Si has mencionado alguna o varias de estas frases, corres el riesgo de padecer nomofobia.  Es una abreviatura de: no- movible-phone- phobia

En los últimos años, varios estudios realizados en el mundo, han arrojado un porcentaje muy atractivo, menciona que el 60% de los usuarios de smartphones experimenta nomofobia.  Esto quiere decir, que se entra en un estado  de ansiedad al notar que se ha terminado la batería, estar sin el móvil e incluso notar que lo hemos  olvidarlo en casa.   ¿De dónde proviene este apego por un dispositivo? o ¿Por qué nos sentimos esclavos del móvil?

La respuesta puede estar vinculada con la forma en que nos apegamos a las personas, y esto puede provenir desde nuestra infancia.  Aún en la edad adulta este comportamiento  puede ser desencadenado, ya que los humanos solemos desenvolvernos mejor cuando encontramos una sensación de cercanía y seguridad.

Sin embargo cuando no tenemos esta seguridad, comenzamos a buscar un reemplazo, o sustituto, algunos ejemplos más comunes pueden ser las mascotas, juguetes, incluso otro tipo de artículos.

Existen distintos motivos por los cuales se llega a ser víctima de los dispositivos móviles. En primer lugar encontramos que los Smartphone permiten la interacción con otros usuarios a través de comunicación vía mensajes de texto.   Esto facilita la forma en relacionarse, puede ser amigos o familiares, poco a poco se convierte en un círculo vicioso.

El segundo punto importante es, como los móviles tienen la capacidad de almacenar elementos multimedia, fotos, videos, páginas, e información que se puede llegar a personalizar, incluso el tono de llamada o la imagen de protector de pantalla. Todo esto va aumentando el valor  del objeto, por consecuencia aquí se encuentra el apego.

Hoy la mayoría de las personas poseen o usan un teléfono celular, y por lo tanto es comprensible bajo estas premisas que, en la ausencia de personas reales con quien desarrollar el apego, el teléfono actúe como sustituto.

Un dato demográfico importante a mencionar es que el género también  juega un rol muy importante.  Este estudio demuestra que el género femenino es quien utiliza más los dispositivos, para llamar y enviar mensajes de texto, (con fines sociales de comunicación).  Los varones, usan más el móvil para buscar información relacionada a los deportes o juegos, es por eso la diferencia de uso, las mujeres tienen más la tendencia a sentir dependencia de un Smartphone que los hombres.