Inemuri una costumbre japonesa la cual trae muchos beneficios para la productividad laboral.

Quizá hayas escuchado la frase “los japoneses nunca duermen”, es por eso que nos dimos a la tarea de investigar el estilo de vida que manejan los japoneses, y descubrir su eficaz productividad laboral, esta frase en particular no es cierta, pero cabe mencionar que como declaración cultural y sociológica es muy interesante.

  

Japón es un país muy disciplinado, el cual nunca demuestra debilidad a pesar de las adversidades en las cuales suele verse involucrado, esto se debe a la influencia del confucionismo y el budismo, dos religiones que llegaron a china. El arte del inemuri no es considerado como dormir.  

“Inemuri” es una palabra que significa “estar presente mientras duerme”.  La idea detrás de esto es que cuando la persona duerme no desentone con el lugar y la situación que lo rodea, de tal manera que parezca estar presente de forma pasiva y a la vez aprovechar para descansar.  

Al igual que la siesta, el “inemuri” nace como una respuesta fisiológica de nuestro cuerpo, ante un momento de fatiga puntual, de esta manera solicita un poco de reposo.  El problema es que, desde nuestra cultura, a diferencia de Japón, consideramos dicha acción como una demostración de holgazanería.  

Sin embargo, en Japón esta práctica no se percibe como un signo de holgazanería o irresponsabilidad, y es que en Japón existe una cultura del sueño muy distinta, es por eso que se pueden ver a ejecutivos y personas bien arregladas, durmiendo en lugares públicos, donde en Occidente solamente vemos a vagabundos e individuos que son marginados de los principales estratos sociales. 

En resumen, quizá estés realizando la práctica del “inemuri”  inconscientemente ya sea en la escuela, incluso en el  trabajo. Lo cierto es que a veces nuestro cuerpo nos la cobra y nos pide un descanso para reponer nuestras energías, cabe resaltar que no está demás descansar unos minutos al día.  

Quizá este modo de relajación, pueda ser más tomado por nuestros jefes, de esta manera obtendrían el doble de producción. ¿No lo creen?  Así que ahora en adelante cada que te tomes una pequeña siesta en el trabajo o la escuela, puedes excusarte con la técnica de los japoneses. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *